Escasas expectativas

Julio
2009

La designación de Javier Velásquez Quesquén como presidente del Consejo de Ministros ha sido recibida con frialdad por la opinión pública. Sólo el 20% aprueba su nombramiento, uno de los más bajos grados de apoyo desde que se tiene registro. En contraste, el saliente Yehude Simon es despedido con 37% de aprobación.
Al asumir su mandato, Javier Velásquez declaró que sus prioridades serían la inclusión social y el orden público. Para la opinión pública, su gestión debería enfocarse sobre todo en la lucha contra la pobreza, la promoción de la inversión y el empleo y el control de la corrupción. Si bien no existe contradicción entre los diferentes objetivos, se aprecia que la ciudadanía demanda logros más concretos. La experiencia legislativa de Velásquez podría ser clave para destrabar el aparato estatal, cuya diversidad de normas nacionales, regionales y municipales suelen frenar proyectos de inversión privada y pública, necesarios para generar empleo y reducir la pobreza.

© 2016 Ipsos Perú