Corrupción descentralizada

Junio
2014

A pocas semanas de la elección de la nueva junta directiva del Congreso de la República y a poco más de tres meses de las elecciones regionales y municipales, la sensación de la ciudadanía es que el país está infestado por la corrupción en todas las esferas del poder. La percepción de corrupción en el gobierno es la segunda razón de desaprobación al presidente Ollanta Humala – después de la inseguridad ciudadana – y la primera de desaprobación del Congreso.

La detención de varios presidentes regionales por casos de corrupción – agravada por violencia en el caso de Ancash – ha generado además la convicción de que el proceso de regionalización que se inició hace una década, ha sido negativo para el país y para las propias regiones. Por lo tanto, hay un amplio consenso en que se requieren grandes cambios para corregir el proceso y, en particular, para reducir la corrupción. Entre los cambios que cuentan con más apoyo está la prohibición de la reelección inmediata (72%) y la obligación para los presidentes regionales de dar cuenta de sus actos al Congreso (85%).

La indignación ciudadana por la corrupción alcanza al presidente Humala de diversas maneras. En el caso del presidente regional de Ancash César Álvarez, la mayoría no cree que Humala haya estado involucrado directamente, pero muchos sí piensan que estuvo al tanto de los delitos, y no hizo nada por evitarlos. En el caso López Meneses, nueve de cada diez entrevistados creen que todavía falta mucho por aclarar – a diferencia de lo que ha sostenido el Presidente – y, por lo tanto, piensan que la Comisión investigadora del Congreso debería interrogarlo. Por último, la renuencia de la mayoría parlamentaria a sancionar a la congresista Cenaida Uribe es percibida como un “blindaje” ya que la mayoría considera que es culpable de lo que se le acusa.

La corrupción carcome la confianza ciudadana en el sistema democrático y en el Estado. En todos los niveles es necesario combatirla. La opinión pública espera que, por lo menos, la crisis que ha estallado en una serie de gobiernos regionales sea aprovechada para introducir cambios en el sistema que reduzcan el riesgo de que situaciones similares se presenten en el futuro.

La encuesta de este mes incluye una evaluación de la imagen de los congresistas más “mediáticos”. Como se sabe, la manera más simple de comparar la aprobación de diferentes personalidades es la aprobación. Sin embargo, cuando algunas personalidades son poco conocidas, la aprobación es insuficiente. Para comparar nombres con diferentes niveles de conocimiento en la población es mejor usar un indicador que excluya del cálculo a los que no conocen a los evaluados, como el índice de aprobación neta. De acuerdo a este indicador, los congresistas con mejor imagen –entre los evaluados – son Humberto Lay, Luisa Cuculiza, Víctor Andrés García Belaunde, Marisol Pérez Tello y Alberto Beingolea, aunque estos dos últimos son menos conocidos. En el otro extremo, los de peor imagen son Julio Gagó, Heriberto Benítez y Cenaida Uribe, acusados de cometer graves faltas de ética.

(Alfredo Torres G.)

* Ficha Técnica - Lima - Junio 2014

* Anexo Distritos

© 2016 Ipsos Perú