Lecciones y Proyecciones Electorales

Septiembre
2014

Las elecciones en el Perú nunca dejan de sorprender porque el 40% de los electores suele decidir su voto la última semana, y la mitad de ellos el mismo día de la votación. Sin embargo, no todas las elecciones son iguales. En el caso de la capital, el triunfo de Luis Castañeda es virtualmente seguro. Todas las encuestas han mostrado una amplia ventaja sobre sus rivales, lo cual no debería llamar la atención porque concluyó su gestión municipal en el 2010 con un impresionante 79% de aprobación mientras que su sucesora, Susana Villarán, llega a esta elección con apenas 22% de aprobación.

Lo más probable es que Castañeda supere el 50% de los votos y podría llegar al 60%. El segundo lugar aparentemente será para Villarán, con más del 10% pero sin llegar al 20% al que ella aspira. Los únicos que podrían arrebatarle esa posición son Salvador Heresi y Enrique Cornejo, pero hasta el momento están bastante lejos. El alcalde de San Miguel, que en algún momento estuvo cerca del segundo lugar, se ha venido desdibujando, mientras que el ex ministro aprista ha venido avanzando, aunque a un ritmo moderado. Lo que está por verse es cuánto podrá arrastrar el triunfo de Castañeda a algunos candidatos de Solidaridad Nacional que se encuentran en el segundo o tercer lugar a nivel distrital.

El previsible triunfo de Castañeda tiene que ver con el buen recuerdo de sus obras, en particular las escaleras, El Metropolitano, los hospitales de la Solidaridad y los parques zonales. En el caso de Villarán las obras más recordadas son el Corredor Azul, el desalojo de La Parada y Vía Parque Rímac, sin embargo, las dificultades presentadas en sus proyectos más visibles han generado que la mayoría de los electores desapruebe su desempeño.

En el interior del país no hay suficientes encuestas como para trazar una tendencia. No obstante, lo que se avizora es que algunos candidatos severamente cuestionados por acusaciones de corrupción o contrarios a la inversión, podrían tener una alta votación. En esas regiones, sin embargo, hay todavía un alto número de indecisos, por lo que las campañas de la última semana serán determinantes para el voto.

Una constante en todas las encuestas regionales, provinciales y distritales ha sido la preocupación por la delincuencia. Si bien la responsabilidad principal de combatirla recae en la Policía Nacional, es claro que la ciudadanía reclama un mayor involucramiento de las instancias subnacionales. Otra demanda frecuente, sobre todo a nivel municipal, ha sido la mejora del sistema de transporte y la infraestructura vial.

Por último, se ha mencionado siempre a la corrupción como un problema pero, como han revelado varias encuestas, un amplio sector de la población prefiere tolerar cierto grado de corrupción a cambios de obras, antes que contar con una autoridad honesta pero ineficiente. Esta tolerancia a la corrupción es lamentable y requiere una actitud más decidida de la Contraloría y la Fiscalía con el apoyo de la prensa y la sociedad civil para combatirla. La corrupción está deteriorando la calidad de vida y corroyendo la cultura cívica de los peruanos (Alfredo Torres).
 
(Alfredo Torres G.)

© 2016 Ipsos Perú