Inicio auspicioso

Agosto
2011

La ciudadanía ha recibido favorablemente el inicio del gobierno del presidente Ollanta Humala. El mensaje de Fiestas Patrias despertó esperanza, confianza y tranquilidad en la mayoría, el 56% aprueba la conformación del gabinete ministerial y el 55% aprueba el desempeño del presidente en sus dos primeras semanas de gestión. El optimismo también se refleja en las expectativas de mediano plazo: El 55% cree que el Perú será un mejor lugar para vivir en cinco años. En particular existe una gran confianza en que la seguridad ciudadana mejorará y la corrupción disminuirá. Este optimismo es positivo para la gobernabilidad y para el desarrollo económico.

Como se sabe, para que la economía siga creciendo como lo ha venido haciendo en la última década, los agentes económicos requieren un clima favorable a la inversión. Esta encuesta presenta varias señales positivas en ese sentido: la gran mayoría opina que los cambios constitucionales deben verse con calma y en el marco de la constitución vigente; la mayoría considera que se requieren cambios moderados, no radicales, en la política económica; y una mayoría muy amplia señala que los recursos públicos deben destinarse a atender problemas sociales y no a empresas estatales. La confianza futura de la ciudadanía en sus autoridades se juega en la atención eficaz de los problemas sociales.

Precisamente, las medidas que la opinión pública consideró más importantes del mensaje presidencial fueron el aumento del sueldo mínimo, el programa Beca 18 y el programa Pensión 65. En el primer caso, el aumento ya se produjo. En los otros dos, la población estará seguramente esperando avances en su implementación durante los próximos meses. En cambio, dos planteamientos que resultaron de escaso atractivo para la población fueron la creación del Ministerio de Inclusión Social y la creación de una línea aérea nacional. Es posible que la percepción de una mayor burocracia y el recuerdo de empresas estatales que generaron pérdidas al Estado y corrupción ocasionen el escaso entusiasmo que despiertan estas iniciativas.

Otro planteamiento que fue muy bien recibido por la opinión pública fue la creación del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y, en particular, la disposición de Ollanta Humala a presidirlo personalmente. Dado lo acuciante del problema delincuencial, la población estará muy atenta a las decisiones que se tomen en este campo y los resultados que se vayan alcanzando. Un tema vinculado es el posible indulto o amnistía a su hermano Antauro, preso por los crímenes contra policías en Andahuaylas. Tres de cada cuatro personas estarían en contra de su posible liberación. Incluso la eventual salida de Antauro por una reducción de la pena sería probablemente percibida por la opinión pública como el resultado de una influencia indebida del primer mandatario sobre el Poder Judicial. El tema es delicado porque Antauro en libertad procuraría, sin duda, ingresar a la actividad política desde una posición muy radical.

En el ámbito metropolitano, destaca la elevada aceptación de un conjunto de propuestas para enfrentar el desorden en el transporte urbano. En particular, el proyecto de promover el uso de los buses patrón tiene el respaldo de dos de cada tres limeños. Una proporción similar respaldaría también la introducción de taxímetros, un esquema que coadyuvaría a aligerar el tránsito al dejarse de lado las negociaciones antes de tomar un taxi. Finalmente, la población considera que dos acciones que deberían ser prioritarias para reducir los tiempos de desplazamiento urbano son la mejora en el estado de las pistas y el incremento de semáforos inteligentes.
(Alfredo Torres G.)

© 2016 Ipsos Perú