Elecciones inciertas

Septiembre
2014

A tres semanas de las elecciones, la mayor parte del país no sabe por quién votar. La excepción es la capital, donde el 51% ya decidió su voto tanto para la alcaldía provincial como para las distritales. En el interior del Perú, en cambio, los decididos para las tres elecciones no llegan al tercio del electorado. La mayor parte de la población no conoce a los candidatos y anda confundida en un mar de símbolos. En consecuencia, el desenlace es incierto y dependerá de factores tan aleatorios como que los votantes no confundan el 5 de octubre el símbolo del candidato de su preferencia.

A diferencia de lo que ocurre en la mayor parte del país, la elección en Lima parece ya definida a favor de Luis Castañeda. Como se preveía, la resolución del JNE que revocó la resolución del Jurado Electoral Especial que lo sacaba de la carrera terminó reforzando su imagen. El 53% de intención de voto que recoge la última encuesta es contundente. Y mientras en el NSE A consigue el respaldo de sólo el 25% de los electores, en los sectores populares pasa el 55% y no tiene rivales.

A Castañeda lo ayudan los problemas que afectan la candidatura de la alcaldesa Susana Villarán. Su aprobación ha caído a 16% y su intención de voto a 10%. Los avatares del Corredor Azul le están pasando la factura. Sólo el 25% aprueba el nuevo servicio y apenas el 10% de los que lo han usado lo califica de bueno. Y, lo que es más preocupante, de cada tres entrevistados, sólo uno cree que la reforma debería continuar, otro que debería revisarse y un tercero que debería detenerse. Es evidente que el haber iniciado la operación del Corredor Azul en pleno proceso electoral perjudica la campaña de la alcaldesa pero también – lo que es más grave – que su propia candidatura podría poner en riesgo la continuidad de la reforma al haber exacerbado las críticas al nuevo sistema.
De los demás candidatos, el único que muestra cierto avance es Salvador Heresi. Con 8% de intención de voto podría desplazar a Susana Villarán del segundo lugar. Así como la suerte de Villarán y Diálogo Vecinal se juega en el transporte, la de Heresi y Patria Segura se juega en su oferta de seguridad ciudadana, aunque algunas denuncias relativas al financiamiento de su campaña podrían minar su candidatura.

Los electores declaran que votan en función de la experiencia y la capacidad de gestión, y que se informan por las entrevistas en los medios de comunicación. Sin embargo, varios candidatos de amplia trayectoria y pródigos en entrevistas no logran despegar. Sin duda, prevalece el buen recuerdo de la gestión de Castañeda como alcalde provincial. En las próximas semanas veremos si el ataque combinado de todos ellos logra mellar al líder de Solidaridad Nacional y permite que algunos superen la barrera del 5%. Lo que sí está claro, lamentablemente, es que el hecho de que un candidato no haya estado involucrado en casos de corrupción es poco relevante para la mayoría. Lo mencionan sólo el 22% de los entrevistados como un elemento a considerar para decidir su voto, aunque con diferencias significativas según segmentos: 48% en el NSE A y 6% en el NSE E.

(Alfredo Torres G.)

* Ficha Técnica - Lima - Septiembre 2014

© 2016 Ipsos Perú