Clima de Consenso

Septiembre
2011

Un clima de consenso prevalece en la opinión pública. En el campo político, el 65% aprueba la gestión del presidente Ollanta Humala y el 89% de quienes están informados está de acuerdo con el concertado gravamen minero, que la mayoría considera se debería invertir en escuelas y hospitales. Incluso al Congreso de la República no le va mal. El 62% aprueba la sesión descentralizada que se llevó a cabo en la ciudad de Ica, aunque la mayoría opina que el mejor mecanismo de acercamiento a las provincias en el futuro sería que viaje sólo una delegación.

En cuanto a políticas públicas destaca la aprobación a la erradicación forzosa de plantaciones ilegales de coca, aunque la acción con más respaldo es el control de los insumos para la producción de cocaína. El gobierno sí tiene un punto en contra con la designación de Ricardo Soberón como presidente de Devida. La mayoría de quienes conocen el tema desaprueba que se le haya ratificado en el cargo.

El consenso existente alrededor del concepto de inclusión social es explorado en esta encuesta y se observa que para la mayoría inclusión significa igualdad de oportunidades a través de la inversión en educación y la promoción del empleo. La ley de consulta previa también es bien recibida por la ciudadanía. La mayoría de quienes están informados de ella espera que contribuya a disminuir los conflictos sociales y que tenga un efecto positivo en la inversión. Sin embargo, las opiniones están divididas en relación con un posible conflicto entre los intereses de la comunidad y el país. Mientras el 52% piensa que deben prevalecer los intereses nacionales, el 42% señala que se debe dar prioridad a los intereses de la comunidad.

Otro consenso que revela esta encuesta es que la población prefiere ampliamente a la empresa privada sobre la empresa estatal por su mayor eficiencia, servicio superior y mejores condiciones laborales, entre otros atributos.  La estatal es percibida como más burocrática y con mayor corrupción. Este contraste de percepciones es especialmente relevante ahora que algunos sectores gubernamentales y parlamentarios podrían ver con simpatías un resurgimiento de la actividad empresarial del Estado. En realidad, debería ser todo lo contrario: la actitud favorable de la población hacia la empresa privada podría facilitar que se entregue en concesión actividades que normalmente estaban en manos del Estado como, por ejemplo, la construcción y administración de centros penitenciarios.

Finalmente, la marca Perú y la feria Mistura son dos iniciativas positivas que también reciben un respaldo masivo de la opinión pública. En el caso de la marca Perú, el 94% de quienes recuerdan la imagen, aprueba su diseño. En el caso de Mistura, el 88% la califica de una buena o muy buena idea para promover la gastronomía peruana y, en particular, porque contribuye al desarrollo del turismo y las exportaciones, permite valorar nuestra biodiversidad de productos alimenticios, genera empleo e ingresos y mejora la imagen del Perú.
(Alfredo Torres G.)

© 2016 Ipsos Perú