Revocatoria, indulto y terrorismo

Noviembre
2012

A cuatro meses de la consulta popular de revocatoria de la ciudad de Lima, 65% del electorado se inclina por revocar a la alcaldesa y 31% porque continúe en el cargo.  Sólo en el NSE A, que votó hace dos años por Lourdes Flores,  la mayoría está por la continuación de Susana Villarán en el cargo. En los sectores populares, por el contrario, el apoyo a la revocación es más alto.

Una sorpresa es que entre los motivos para revocarla destaca que no ha solucionado el problema de la delincuencia, un problema que, en todo caso, es responsabilidad compartida con el gobierno central y la Policía Nacional.  Como se sabe, la inseguridad ciudadana también figura regularmente como la principal causa de desaprobación de la gestión del Presidente de la República.

La segunda  razón esgrimida para revocarla  es que la alcaldesa no administra bien la ciudad. Cabe destacar que la opinión pública menciona más la ineficiencia como causal de revocación que la corrupción o la arbitrariedad.
 
Otro hallazgo de la encuesta es que entre las mujeres la principal razón para revocarla es que no están de acuerdo con sus ideas. El dato es relevante porque el apoyo a la revocatoria es mayor entre las mujeres (71%) que entre los hombres (58%).  Resulta paradójico que las electoras de su mismo género sean las más dispuestas a revocar a Susana Villarán.

Con respecto al pedido de indulto humanitario para al ex presidente Alberto Fujimori, este continúa siendo mayoritario aunque se ha producido un ligero declive: cae de  62% en octubre a 59% en noviembre. Lo más significativo, sin embargo, es que se confirma que el apoyo mayoritario al indulto se sustenta en la percepción de que Fujimori padece una condición de salud muy delicada. Para medir el impacto de su salud en el indulto se aplicó una batería de preguntas sucesivas. En ella se observa que sólo el 41% de la población indultaría a Fujimori si sólo tuviese una enfermedad moderada; 52% si la enfermedad fuese grave; y, 78%  si tuviese una enfermedad terminal. Sin embargo, aún en esa situación, que le quedasen pocos meses de vida, el 20% no lo indultaría.

Con relación al avance del movimiento terrorista que se encuentra en el VRAEM y el Movadef, la gran mayoría piensa que  ambas son organizaciones a las cuales se les está dando poca importancia y que revisten un peligro para el país. Para derrotar al grupo narcoterrorista  que opera en el VRAEM la mayor parte de la opinión pública reclama más trabajo de inteligencia e invertir en tecnología militar más avanzada, que permita detectar sus actividades.

En este contexto, la aprobación presidencial sube ligeramente este mes, de 40 a 43%, mientras que su desaprobación pasa de 51 a 50%. Entre tanto, la aprobación a Nadine Heredia, que crecientemente desarrolla una agenda independiente  al Presidente, se eleva a 59%, la más alta desde abril.

(Alfredo Torres G.)

* Ficha Técnica - Encuesta Nacional - 19 Noviembre 2012

© 2016 Ipsos Perú