Nuevo gabinete y demanda de orden

Diciembre
2011

Si bien la mayor parte de la opinión pública considera que el cambio ministerial fue necesario y aprueba la composición del nuevo gabinete, el presidente Ollanta Humala no ha salido incólume de la crisis. Su aprobación sufrió una disminución de 9 puntos porcentuales entre noviembre y diciembre. El 47% de aprobación que ahora registra Humala es inferior al 52% que tenía Alan García en diciembre del 2006 pero superior al 30% que apoyaba a Alejandro Toledo en el 2001. La caída de la aprobación presidencial ha sido moderada en Lima pero significativa en el interior del país, lo que sugiere que muchos de los que ahora lo desaprueban son ciudadanos que votaron por él en las elecciones presidenciales.

La encuesta revela un ánimo mayoritario aunque no unánime a favor de la recuperación del orden público. La declaratoria del estado de emergencia en Cajamarca fue aprobada por el 73% y la liberación por parte de la policía de las carreteras tomadas por manifestantes es respaldada por el 63%, pero uno de cada cinco entrevistados se opone al estado de emergencia y cree que se debe ceder ante quienes protestan tomando una carretera. La actitud favorable a la prevalencia del orden público es mayor en la capital mientras que en algunos lugares del interior del país la simpatía por lo sectores que protestan es significativa.

En el caso de la inversión minera, las opiniones están más divididas. En general, tres de cada cinco están de acuerdo con que el Perú necesita “agua y oro” para que el Estado pueda hacer más obras, pero dos de cada cinco preferirían que haya menos minería para proteger el ambiente. En el caso de Conga, la mayoría está a favor del proyecto siempre y cuando se hagan algunos ajustes o que un peritaje internacional confirme su viabilidad. Un problema de fondo que afecta a este y otros proyectos mineros es que dos de cada tres personas desconfían de los estudios de impacto ambiental. En este contexto, cabe destacar que la mayoría apoyaría que parte del canon minero se distribuya directamente entre los pobladores de las zonas de influencia de las minas.

La regionalización es otro campo en el que la opinión pública se divide; esta vez en partes iguales, tanto en lo que se refiere a la creación de macrorregiones como ante la propuesta de cambiar la denominación de presidente regional a gobernador regional. La encuesta también revela que una de las mayores dificultades que generaría la integración de los actuales departamentos en macrorregiones es la determinación de la sede del gobierno de la macrorregión. Sólo uno de cada cuatro entrevistados estaría dispuesto a que la capital regional se ubique en un departamento diferente al suyo.

Por último, la encuesta revela un cambio de actitud de la ciudadanía hacia un posible indulto a Alberto Fujimori por razones de salud. Si la pregunta incluye la opción de un arresto domiciliario, los partidarios del indulto son 42%; del arresto domiciliario, 26% y de que continúe en prisión, 27%. En cambio, si se descarta la opción intermedia, el apoyo al indulto humanitario se incrementa a 66% y el rechazo asciende a 30%. En cualquiera de los dos casos, está claro que la mayoría considera que, dado su actual estado de salud, el ex mandatario no debería continuar en su actual centro de reclusión.(Alfredo Torres G.)

© 2016 Ipsos Perú