La candidatura de Nadine y la oposición

Abril
2013

Ipsos Perú
Faltan todavía tres años para las elecciones presidenciales del 2016 y ya la especulación sobre la eventual candidatura de Nadine Heredia es generalizada. Las especulaciones surgen de su elevada popularidad - del orden del 60% - y las evasivas con que responde a la pregunta sobre sus intenciones de ser candidata: “no está en mi agenda”. Sin embargo, su intensa actividad política lleva a pensar al 82% de la población que sí tiene intenciones de candidatear. Otro factor que corrobora esta idea es la percepción del 76% de la opinión pública de que toma en conjunto con el Presidente las principales decisiones o que tiene una gran influencia en muchas decisiones gubernamentales.

En lo que no hay consenso es en si puede postular. Para cerca de la mitad de la población no puede hacerlo porque la ley se lo impide. Para otro tanto, sí podría hacerlo porque no está expresamente prohibida en la Constitución. El problema es complejo de solucionar no sólo desde la perspectiva jurídica sino en el campo político: el partido de gobierno es minoría en el Congreso de la República y perdería automáticamente el apoyo de su aliado Perú Posible si la pareja presidencial pretende impulsar la “reelección conyugal”.

El problema para los nacionalistas es que carecen de otras figuras que sean atractivas electoralmente. Por lo tanto, de no ser Nadine candidata, correrían el riesgo de alcanzar una representación mínima en el próximo parlamento. Una alianza electoral con Perú Posible en apoyo de la candidatura de Alejandro Toledo podría ser una salida a este impasse. Todo indica que las especulaciones tienen para rato.

Entre tanto, la tensión política con los principales partidos de oposición – el Fujimorismo y APRA – se incrementó como consecuencia de la indefinición presidencial con respecto a la solicitud de indulto de Alberto Fujimori y las denuncias sobre el elevado número de indultos concedidos durante el gobierno aprista. En el primer caso, el 55% de la población es favorable al indulto del ex presidente y una proporción similar considera que el presidente Humala debería pronunciarse de una vez al respecto. En el segundo caso, la mayor parte de la población cree que el indulto de más de 5000 personas durante el gobierno anterior, incluyendo varios condenados por narcotráfico, fue motivado por corrupción o por influencia política y que el principal responsable fue el ex presidente Alan García. Evidentemente, es una denuncia que afecta políticamente la imagen del ex presidente y sus perspectivas electorales futuras.

Volviendo a la actualidad, la encuesta también resalta que los principales problemas del país son la inseguridad ciudadana, la corrupción y la falta de empleo, en ese orden. En comparación con años anteriores, se aprecia un incremento de la preocupación por la inseguridad y la delincuencia. Está claro que la población está a la expectativa de mayores resultados en este campo, así como en la lucha contra la corrupción y la promoción del empleo. Al respecto, se aprecia también en la encuesta una crítica velada al gobierno en materia de promoción de la inversión y el empleo, ya que sólo el 35% piensan que el gobierno está promoviendo activamente los grandes proyectos de inversión privada. Para el 42% no está haciendo nada, está dejando que se desarrollen solos, y para el 10% lo está frenando. La ciudadanía está a la expectativa de una gestión más dinámica del gobierno en la promoción de la inversión.
(Alfredo Torres).

© 2016 Ipsos Perú