La crisis de la “repartija”

Julio
2013

La aprobación presidencial continuó cayendo este mes y llegó a 33%, el nivel más bajo desde el inicio de su gobierno. La caída es más pronunciada en Lima, donde lo aprueba ahora solo el 29%. A pesar del deterioro, la aprobación de Ollanta Humala es todavía mayor a la que registraban sus predecesores: al culminar su segundo año de gobierno Alejandro Toledo tenía 12% y Alan García 26%.

Con los 8 puntos que ha perdido este mes, la pérdida acumulada desde abril es de 18 puntos. El desplome es similar al que se registró en el trimestre previo a la caída del gabinete Lerner en diciembre del 2011 y al que antecedió a la salida del gabinete Valdés hace precisamente un año. En ambos casos, luego del cambio ministerial se produjo una recuperación de la aprobación presidencial, por lo que podría producirse una salida similar en las próximas semanas.

La primera dama, Nadine Heredia, también ha sufrido una caída significativa en su aprobación este mes, a pesar de haber anunciado que no intentará postular el 2016. El problema parece ser que la mayoría no le cree. Además, se ha incrementado a 40% la percepción de que ella cogobierna, con lo cual el desgaste le afecta más directamente. Por último, cabe mencionar que esta encuesta fue aplicada después de conocerse el audio en que el ministro de Defensa Pedro Cateriano sostenía que ella le había dado “luz verde” a una decisión importante. El audio habría afectado la imagen tanto de Cateriano como de la propia Heredia.

También se ha producido una caída en la aprobación del Congreso de la República a 10%, su nivel más bajo en dos años. El acuerdo para elegir a personas controvertidas en la Defensoría y el Tribunal Constitucional generó un fuerte rechazo de la opinión pública. El 78% calificó la votación de “repartija” y la mayoría desaprobó los nombramientos. Al efectuarse la encuesta, aún no se conocía el desenlace de la crisis pero su impacto en la pérdida de confianza en autoridades, líderes políticos y en las instituciones democráticas es innegable.

Una de las consecuencias de la crisis política es que aumenta la probabilidad de que el electorado busque nuevas alternativas para las elecciones del 2016. En la encuesta de intención de voto de Ipsos / El Comercio se plantearon 15 posibles candidatos y si bien la favorita sigue siendo Keiko Fujimori seguida de ex presidentes y otros ex candidatos presidenciales, el 61% de los entrevistados contestó que prefería que surjan nuevas opciones.

Con respecto al perfil del próximo Presidente, la encuesta incluye algunas preguntas que revelan un mayor reclamo de orden público (“mano dura”), el apoyo a mantener el actual esquema económico (sin estatizaciones ni privatizaciones), una política social conservadora (sin matrimonio homosexual ni legalización de la marihuana) y, a pesar del desprestigio del Congreso, la convicción mayoritaria de que es una institución necesaria.

En general, la sensación de la mayor parte de la ciudadanía es que el gobierno culmina su segundo año sin grandes cambios. La mayoría considera que las políticas públicas siguen “igual”, es decir, ni mejor ni peor que hace un año. Los programas sociales Beca 18 y Pensión 65 son percibidos como lo mejor del gobierno en estos dos años mientras que la delincuencia y el precio del gas destacan entre los aspectos más negativos. Con respecto al mensaje presidencial, la principal demanda es la de un plan eficaz de seguridad ciudadana, seguido de mejores políticas en educación y salud.

(Alfredo Torres G.)

* Ficha Técnica - Encuesta Nacional - 21 Julio 2013

© 2016 Ipsos Perú