Encuestas, simulacros y percepciones

Febrero
2013

Las encuestas de intención de voto son fotografías borrosas de un proceso en movimiento. Aun así, son el mejor reflejo de la opinión ciudadana. Una de las variantes que ayuda a vislumbrar lo que ocurre en la mente del elector son los simulacros de votación, con réplicas de cédulas y ánforas. En las encuestas, el elector declara su intención; en los simulacros, lo expresa con una marca. En tal sentido, el simulacro se acerca más a lo que ocurrirá en la votación. Tanto las encuestas como los simulacros efectuados para este estudio de Ipsos / El Comercio muestran una tendencia a la reducción de la distancia entre el Sí y el No. Sin embargo, el voto por el Sí es menor en el simulacro que en la encuesta, lo cual podría deberse a que la confusión en el significado de ambas respuestas es mayor entre los partidarios de la revocación. La comparación de este simulacro con el efectuado la semana anterior para el estudio de Ipsos / América TV muestra una caída del Sí y un avance del No. En términos de votos válidos, es decir excluyendo del cálculo a los votos blancos y nulos, el Sí baja de 58.1 a 54.5 y el No sube de 41.9 a 45.5. La brecha es ahora de 9 puntos porcentuales. Las razones más mencionadas para revocar a Susana Villarán son la percepción de una mala gestión y la discrepancia con sus ideas. Entre quienes se oponen a la revocación, la mayoría lo hace por considerar que el proceso genera un gasto inútil y puede paralizar a la ciudad. El reordenamiento del transporte, que ha sido uno de los principales campos de acción de la administración Villarán, genera percepciones encontradas: es señalada en una proporción similar como argumento a favor y en contra de su revocación. El traslado del mercado mayorista, en cambio, sí ha tenido claramente un impacto negativo para la alcaldesa: el 34% de quienes quieran revocarla menciona como razón para votar por el Sí el desalojo de la Parada -respuesta que supera el 40% en los NSE D y E- mientras que la apertura de Santa Anita es señalada sólo por el 15% de quienes votarían por el No. La ciudadanía percibe que la campaña por el No ha invertido más en publicidad y cuenta con mayor respaldo en los medios. La experiencia de procesos electorales anteriores sugiere que esta combinación no es necesariamente una fórmula ganadora. El trabajo en la calle sigue siendo fundamental. En la última semana, el respaldo al Sí se ha mantenido sólido en el este y el sur de Lima mientras el No ha conservado su apoyo mayoritario en la zona conocida como Lima moderna - donde residen los NSE A y B de la ciudad- y ha avanzando en el centro y Lima norte. El desenlace del 17 de marzo dependerá, en gran medida, de las movilizaciones que lleven a cabo ambas corrientes los próximos 20 días en los sectores más populosos de la capital. Entre tanto, mientras la atención de la prensa y la opinión pública está centrada en el proceso de revocatoria, la aprobación de la gestión del presidente Ollanta Humala y de Nadine Heredia continúa elevada. Aunque la decisión de permanecer en la Antártida cuando se produjo el desastre natural en Arequipa es cuestionada por la mayoría, su aprobación general se mantiene constante.   (Alfredo Torres G.)

 

* Ficha Técnica - Encuesta Lima - 25 Febrero 2013
* Ficha Técnica - Simulacro Lima - 25 Febrero 2013

© 2016 Ipsos Perú