Caídas estrepitosas

Marzo
2014

La encuesta de este mes marca el punto más bajo en la aprobación del presidente Ollanta Humala y, sobre todo, la caída más significativa en la aprobación de Nadine Heredia. En el caso de Humala, la caída ha sido de 8 puntos y el 25% de aprobación actual lo ubica por debajo del 34% que registraba Alan García como presidente en marzo del 2009 aunque por encima del 9% que tenía el entonces presidente Alejandro Toledo en marzo del 2004.

En el caso de Nadine Heredia, su aprobación de 27% es también la más baja desde el inicio del gobierno pero la caída ha sido mucho mayor: ha perdido 13 puntos de golpe. El detonante del desplome ha sido probablemente su desafortunada intervención en la renuncia del primer ministro César Villanueva en el contexto de la discusión sobre el aumento del salario mínimo en que ella declaró en contra del sentir mayoritario. La mayor parte de la población informada considera que Villanueva salió por discrepancias con Heredia y que el ex premier fue maltratado políticamente.

Pero la situación es más compleja para la primera dama porque la opinión pública no percibe la influencia positiva sobre el Presidente que le atribuyen diversos analistas y más bien está claramente en contra de que asuma roles para los cuales no ha sido elegida ni designada. La gran mayoría la vería bien en el rol tradicional de apoyo social – como anteriores primeras damas – y aproximadamente la mitad aprobaría su participación en actos protocolares, viajes o incluso en inauguraciones. Lo que la gran mayoría rechaza es que emita públicamente declaraciones políticas como vocera del gobierno o intervenga directamente en la gestión gubernamental.

Otra política que ha sufrido otra caída este mes es la alcaldesa de Lima Susana Villarán. Su aprobación es ahora de apenas 15%, el nivel más bajo de su gestión y su intención de voto se ha contraído a 4%. Ello a pesar de que el cierre de la Parada cuenta con el apoyo del 51% de la población y que sólo el 14% piensa que cometió un delito al solicitar un préstamo a la Caja Metropolitana de Lima. Al respecto, la mayoría piensa que incurrió en una falta de ética o en un error político.

Pero el mayor rechazo que recoge la encuesta de Ipsos no es hacia las autoridades locales sino hacia el gobierno de Venezuela. El 82% califica al gobierno de Maduro de dictadura total o encubierta, el 85% percibe que Venezuela ha empeorado desde que se inició el régimen chavista y más del 90% que es un mal ejemplo en política y economía. Sin duda, el descalabro de la situación venezolana tendré un impacto en la política peruana al descalificar a propuestas electorales similares a la del auto-denominado “socialismo del siglo XXI”.

(Alfredo Torres G.)

© 2016 Ipsos Perú