Alzas y bajas de la aprobación popular

Enero
2012

La imagen del presidente Ollanta Humala se ha recuperado luego del cambio de gabinete ministerial y su aprobación llega ahora a 54%, siete puntos porcentuales más que el mes anterior, con la característica de ser muy pareja en todo los sectores sociales, lo cual es muy favorable para la estabilidad social. Las principales razones de aprobación son la percepción de que está realizando un cambio para mejorar el país y que está trabajando en programas sociales para los pobres. Quienes desaprueban su gestión, el 36%, señalan como principales razones la inseguridad ciudadana y la corrupción, es decir, no hay cuestionamiento a la política general del gobierno sino un reclamo de mayor atención a la lucha contra todo tipo de delitos.

El premier Óscar Valdés inicia su gestión con 27% de aprobación y 32% de desaprobación. La aprobación puede parecer relativamente baja, pero es necesario tener en cuenta que dos de cada cinco entrevistados no califican su desempeño, probablemente porque aun no se han formado una opinión definitiva. Un indicio de que podría crecer es que el 48% de la población cree que su gestión será mejor que la de su predecesor y sólo el 10% que será peor. Quien continúa muy bien evaluada es Nadine Heredia. Su 61% de aprobación es nuevamente superior a la de su esposo, el Presidente.
La imagen de la alcaldesa de Lima Susana Villarán, en cambio, se sigue deteriorando: su aprobación ha caído a 16% y corre el riesgo de enfrentar un proceso de revocatoria. La institución de la revocatoria cuenta con el apoyo de la mayor parte de la opinión pública nacional. La mayoría piensa que se debe usar sólo para casos graves como, por ejemplo, actos de corrupción, sin embargo, la percepción negativa que existe sobre el desempeño de la alcaldesa capitalina lleva al 60% de los limeños a creer que debería ser revocada a pesar de ser considerada una persona honesta.

Otro campo en el que se aprecia cierta contradicción en la opinión pública es el de la investigación sobre la muerte de los terroristas del MRTA en el rescate de la Embajada del Japón en 1997. De un lado, cerca de la mitad de los entrevistados cree que algunos terroristas fueron ejecutados extra-judicialmente en el operativo. De otro lado, sólo uno de cada cinco aprueba la intervención de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por estos hechos. La explicación de esta aparente contradicción puede ser de dos índoles. Para algunos, las posibles ejecuciones extra-judiciales deben ser investigadas y resueltas en el Perú, sin intervención de organismos supranacionales. Para otros, estas ejecuciones estarían justificadas en el contexto de una guerra interna.

Un hallazgo relevante de la encuesta de este mes es que el supuesto desplazamiento hacia el centro o a hacia la derecha del presidente Humala no es percibido por la opinión pública. En la escala política de 10 puntos, donde 1 es extrema izquierda y 10 extrema derecha, el 33% lo ubican en los puntos 5-6 del centro y el 50% en la izquierda, mientras que sólo el 15% lo ubica a la derecha. Entre los principales líderes políticos continúa como el ubicado más a la izquierda, con una percepción promedio de 4.5 puntos mientras Alejandro Toledo está en 6.1 y tanto Keiko Fujimori como Alan García en 6.7, a la derecha del promedio de la autopercepción ciudadana, que es 5.1. Cabe anotar, sin embargo, que estos conceptos políticos sólo son conocidos por el 40% de la opinión pública. (Alfredo Torres G.)

© 2016 Ipsos Perú